¿Qué es un ETF?

Este instrumento es básicamente una agrupación de acciones pero que se comporta como una sola acción. Es decir, tiene una cotización y se puede comercializar. Se pueden diversificar en dos tipos, de gestión activa y de gestión pasiva.

Los de gestión activa son principalmente como si fuera un fondo de inversión, pero que se puede comercializar con él. Mientras que los de gestión pasiva, llamados también como indexados, simplemente compran acciones automáticas para replicar los índices bursátiles.

Permiten a los pequeños inversores diversificar sus carteras sin tener que pagar muchos costes de compra. Es decir, pagas una  comisión de compra  y obtienes una cartera entera diversificada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *