¿Qué son los CFD’s?

Este derivado consiste en contratos por diferencia, en la que el broker es tu contrapartida. Son instrumentos muy utilizados para transacciones a corto plazo. Consiste en dar una orden al broker, de compra/venta. Si has comprado y la acción ha subido el broker te paga la diferencia mientras que si ha bajado te cobra la diferencia al final del día.

Es una forma barata de poseer acciones sin tener que tramitar la acción. Además te permite apalancarte, dado que no tienes que pagar el total de la acción sino una pequeña parte acordada con el broker para cubrir la posición. Lo que te permite ganar/perder más dinero por movimiento. El principal riesgo es que en caso de una bajada significativa el broker te cerraría la operación y perderías todo tu dinero. Otro inconveniente es que el broker te va a cobrar una comisión por prestarte dinero dado que te permite estar apalancado.

¿Qué son las Opciones?

Este derivado es muy parecido a los Warrants. Te dan derecho a compra/vender a una determinada fecha a cambio de una prima. La principal diferencia es que este derivado no lo crea la propia empresa sino una tercera entidad privada.

Las opciones se pueden dividir en dos tipos:

  • CALL: Proporciona un derecho de compra, esto se usa si creemos que va a subir la acción.
  • PUT: Proporciona un derecho de venta, lo usaríamos si creemos que la acción va a bajar. Esta opción es muy utilizad, tanto para los inversores a corto plazo como a los de largo plazo. Permite proteger una cartera ante posibles fuertes caídas sin tener que vender las acción en cartera.

Un ejemplo de este derivado sería el siguiente:

Pagar 0,3 € por el derecho CALL de 10 euros en 5 años (es decir, poder comprar a ese precio en 5 años).

Si la acción cotiza a un valor de 5€ y cuando pasan 5 años la acción vale 15€. El propietario de este derecho obtiene un beneficio de 15,6 veces su capital invertido.

Lo podemos calcular de la siguiente manera: 15(cotización al finalizar el periodo)-0,3(prima)-10(precio de derecho de compra) = 4,7€ por cada 0,3€ invertido. Resultado 4,7/0,3= 15,6.

Pero si la acción no llega a subir a 10,3€ se pierde todo el dinero, dado que no proporciona ningún beneficio al propietario.

Mientras que si vale justamente 10,3€ te quedas como estabas dado que comprarlas a 10€ +0,3€ no te proporciona ningún beneficio.

El principal beneficio es que te permite apalancarte. Como se puede observar se ha conseguido un beneficio del 1560% mientras que si hubiéramos comprado la acción tendríamos un beneficio del 200%. Este gran incremento en la rentabilidad es debido al gran riesgo asumido en la operación.

¿Qué es un Warrant?

Este derivado es emitido las empresas privadas y consiste en pagar un
pequeño precio (prima) a cambio de un derecho de compra de
sus propias acciones en una fecha concreta.

Un caso de ejemplo

Pagar 1€ por el derecho a comprar una acción a 14€ en 5 años
(Warrant).

Si la acción a hoy en día vale 10€ y cuando pasan 5 años la acción vale 20€ , el propietario de este derecho obtiene un beneficio de 5 veces el capital invertido .

Lo podemos calcular de la siguiente manera: 20(cotización al finalizar el periodo)-1(prima)-14(precio del derecho de compra ) = 5€ por cada
1€ invertido. Resultado = 5/1=5.

Pero si la acción no llega a subir a 15 euros se pierde todo el dinero, dado que no proporciona ningún beneficio al propietario.

Por último si la acción vale justamente 15€ te quedas como estabas dado que comprarlas a 14+1 no te proporciona ningún beneficio.

Como resumen, podemos ver que si hubiéramos comprado la acción nos hubiera aportado un beneficio del 100% (pasa de 10€ a 20€ ) mientras que usando el Warrant se ha obtenido un beneficio del 500%. Obviamente asumiendo mucho más riesgo.

Este método permite a las empresas financiarse sin tener ningún coste en el momento de emisión. Pero tiene un inconveniente para los accionistas, dado que en los próximos 5 años pueden sufrir una pequeña dilución en caso de verse obligados a emitir las acciones prometidas al precio acordado hace 5 años. Esta dilución suele compensarse en que durante esos 5 años no se ha pagado ningún interés por dicho dinero prestado.

¿Qué es un contrato de futuros?

Es un contrato entre dos entidades, en las que una parte se compromete a recibir una cantidad de un recurso determinado en una fecha concreta. Esto te permite poseer un recurso de forma ficticia, sin tener que pagar los costes de transporte y almacenaje.

Este método se usa cuando una persona cree que el valor del recurso en cuestión va a valer más dentro de ‘x’ meses. Suelen vencer de forma mensual, normalmente el tercer viernes de cada mes. Cuidado con este método debido a que muchos de estos productos son 100% ficticios, dado que existen más contratos en futuros que materias primas.


Esto se suele usar para materias primas, pero también existen para las acciones. Su ventaja es que se pueden poseer grandes cantidades de materia prima sin tener que poseerlo físicamente.

¿Qué es un derivado financiero?

Son instrumentos financieros creados por los bancos/brokers para simplificar las transacciones de compra y de venta. Con este nuevo método, no están obligados a acudir a las bolsas a comprar/vender acciones. Simplemente van a ser ellos mismos los emisores de dichos derivados. En cierto modo podemos decir que están actuando como una especie de casino. Aceptan apuestas de como se va a desarrollar el mercado bursátil.

En estos instrumentos existe lo que se le llaman riesgo de contrapartida. Lo que significa que lo tu compras te lo ha vendido otra persona, la cual ha perdido/ganado la misma cantidad que tu has ganado/perdido. Los podemos dividir en: Futuros, warrants, opciones y CFD’s.

Estos instrumentos no te dan ningún derecho sobre la empresa pero a cambio te simplifica el proceso y reduce las comisiones de compra / venta.

¿Qué es un ETF?

Este instrumento es básicamente una agrupación de acciones pero que se comporta como una sola acción. Es decir, tiene una cotización y se puede comercializar. Se pueden diversificar en dos tipos, de gestión activa y de gestión pasiva.

Los de gestión activa son principalmente como si fuera un fondo de inversión, pero que se puede comercializar con él. Mientras que los de gestión pasiva, llamados también como indexados, simplemente compran acciones automáticas para replicar los índices bursátiles.

Permiten a los pequeños inversores diversificar sus carteras sin tener que pagar muchos costes de compra. Es decir, pagas una  comisión de compra  y obtienes una cartera entera diversificada.

¿Qué es un bono?

Son instrumentos de deuda utilizadas por empresas privadas y por
instituciones públicas. Presentan un interés fijo durante un periodo de tiempo establecido. De ahí que a estos instrumentos se les llame renta fija.

Básicamente cosiste en dejar dinero a estas entidades a cambio de un interés acordado previamente durante un periodo de tiempo. Normalmente el periodo acordado es de 1- 5- 10 años. Al finalizar este periodo la entidad se compromete a devolver el dinero prestado más los intereses.

Presentan un riesgo mínimo. El principal riesgo es la posibilidad de que la entidad emisora quiebre. El segundo riesgo es que exista una elevada inflación en la economía, creado así un interés total negativo (el capital al finalizar el bono tiene menos capacidad de compra debido a que los precios generales son más caros).  En el caso que vendas el bono a mitad vencimiento,  tienes el riesgo de que el valor sea menor que al que lo compraste debido a la variación en los tipos de interés del mercado .

Tipos de bonos

  • Bono simple: Son aquellos que representan una deuda para la empresa que los emite y para el inversor con un derecho de cobro de capital e interés.
  • Bono canjeable: Bono que puede ser canjeado por acciones ya existentes. No provoca ni la elevación del capital ni la reducción de las acciones.
  • Bono Convertible: Bono que concede a su poseedor la opción de canjearlo por acciones de nueva emisión a un precio prefijado. Ofrece a cambio un cupón (una rentabilidad) inferior al que tendría sin la opción de conversión.
  • Bono cupón cero: Título que no paga intereses durante su vida sino que devuelve el préstamo y los intereses juntos en su vencimiento. En compensación, su precio es inferior a su valor nominal.
  • Bonos del Estado (España): Títulos de deuda pública de España a medio plazo (2-5 años). Su nominal es de 1.000 euros y el pago de los intereses se realiza anualmente.
  • Bono de caja: Títulos emitidos por una empresa, que se compromete a reembolsar al vencimiento fijado el préstamo pactado; los recursos obtenidos con la emisión de estos bonos se dedican a las necesidades de tesorería de la empresa.
  • Bono de deuda perpetua: Son aquellos que nunca devuelven el principal, sino que pagan intereses regularmente de forma indefinida. Son los más sensibles a variaciones en el tipo de interés.
  • Bonos basura: Que se definen como títulos de alto riesgo y baja calificación, que ofrece, en contrapartida, un alto rendimiento.

¿Qué es una acción?

Son títulos emitidos por una sociedad que representa el valor en que se divide su capital social. Dan derecho de voto en la junta de accionistas y de participación en los beneficios de la empresa. La rentabilidad en este activo depende de la buena marcha de la empresa, de ahí que se agrupe en activos de renta variable.

En general para tener un control total de la empresa se necesita poseer la llamada mayoría absoluta, es decir, más del 50% del total de las acciones que se encuentran en circulación. Como dato especial hay que decir que las empresas familiares suelen ser las más rentables para los accionistas. Dado que ellos poseen la mayoría y se preocupan por el beneficio de cada acción.

La principal ventaja de este instrumento es que estamos comprando una pequeña parte de la empresa.

Principales tipos de acciones

  • Acciones comunes u ordinarias: Son las acciones que da derecho al titular a participar en los beneficios de la empresa (dividendos) y votar en las juntas generales de la compañía.
  • Acciones preferentes: Título que representa un valor patrimonial que tiene prioridad sobre las acciones comunes en relación con el pago de dividendos. La tasa de dividendos de estas acciones puede ser fija o variable y se fija en el momento en el que se emiten.
  • Acciones de voto limitado: Son aquellas que solo confieren el derecho a votar en ciertos asuntos de la sociedad. Como compensación, estas acciones suelen ser preferentes o tienen derecho a un dividendo superior a las acciones ordinarias.
  • Acciones convertibles: Son aquellas que tienen la capacidad de convertirse en bonos y viceversa, pero lo más normal es que los bonos sean convertidos en acciones.